313 214 8595 info@ladoinsa.co

Limpieza y desinfección

Si la limpieza y desinfección en clínicas y hospitales es fundamental, ahora con la pandemia del COVID-19 se deben maximizar estos esfuerzos para mantener estos sitios en óptimas condiciones para garantizar la salud de los pacientes y del cuerpo médico. 

Y esto debe hacerse porque el coronavirus se transmite muy fácilmente a través de las vías respiratorias. Además, por lo que se conoce hasta el momento puede permanecer por varias horas, incluso días, en la superficie de ciertos materiales o equipos médicos.

Además, por regla general en los centros de salud las infecciones representan el evento más común ya que su prevalencia es alta y están asociados con una mayor morbilidad y mortalidad.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las infecciones relacionadas con la atención sanitaria, también conocidas como infecciones hospitalarias o nosocomiales representan un serio problema a la seguridad del paciente ya que más de 1.4 millones de personas en el mundo contraen infecciones en el centro médico. Entre el 5% y el 10% de los pacientes que ingresan a los hospitales modernos del mundo desarrollado contraerán una o más infecciones. 

El riesgo de infección en los países en desarrollo es de 2 a 20 veces mayor que en los países desarrollados y en algunos de estos países la proporción de pacientes afectados puede superar el 25%. 

En clínicas y hospitales el ambiente juega un papel central en la transmisión de patógenos adquiridos en el hospital. Muchas bacterias, especialmente las resistentes a múltiples fármacos, pueden sobrevivir durante varios meses en el entorno hospitalario, en particular en áreas cercanas a los pacientes. 

Si bien por ley existen unos protocolos para la limpieza y desinfección en clínicas y hospitales, el COVID-19 ha demostrado que es necesario fortalecer estos protocolos mejorando las prácticas actuales e incluyendo nuevas técnicas y metodologías.  

Tres nuevas tecnologías

Mientras se desarrolla vacuna y se controla el coronavirus, algunos avances en la limpieza y desinfección en clínicas y hospitales han surgido y parecen prometedores porque son microbiológicamente efectivas, fáciles y seguras de usar. Estas técnicas son:  

  • Vapor de peróxido de hidrógeno
  • Luz UVC
  • Ultra Microfibras con un biocida a base de cobre

Aunque estos métodos son prometedores, puede tomar un buen tiempo para que los centros de salud y empresas prestadoras del servicio de limpieza los implementen. Mientras sucede eso, se deben seguir las recomendaciones del Ministerio de Salud para la limpieza y desinfección en clínicas y hospitales en época de pandemia. 

También te puede interesar: Protocolo de limpieza y desinfección en época de coronavirus

Recomendaciones

Como primera medida el personal que se encargue de la limpieza y desinfección en clínicas y hospitales deberá contar con los siguientes elementos: 

  • Equipo de Protección Personal (EPP).
  • Equipos y soluciones de limpieza.
  • Bolsas de basura.
  • Gel de manos a base de alcohol (que contenga al menos 70% de alcohol).

En caso de que ingrese una persona con sospecha o confirmación de COVID-19 y abandone una habitación, la limpieza debería comenzar de inmediato. La habitación y todas las superficies duras de la esta deben limpiarse físicamente. Todos los muebles, equipos, superficies horizontales y todas las superficies tocadas con frecuencia (por ejemplo, manijas de las puertas) deben limpiarse a fondo.

Cuando los artículos no se pueden limpiar con detergentes como por ejemplo muebles tapizados y/o colchones se deben limpiar y desinfectar con vapor.

La limpieza de superficies duras como mesas de trabajo se debe hacer usando:

Una solución combinada de detergente y cloro de 1,000 ppm. Debe leerse la etiqueta del producto y seguir las instrucciones de uso del fabricante para obtener una receta de dilución eficiente.

Estas soluciones deben hacerse antes de iniciar la limpieza y para ello deben usarse guantes, gafas o máscaras protectoras para evitar las salpicaduras. 

Una vez terminada la limpieza se deben colocar todos los artículos de limpieza desechables en la bolsa de basura. Los desechos no necesitan medidas adicionales de manipulación o tratamiento.

Pero si es aconsejable evitar tocar el interior de la bolsa, asegurarse de que la bolsa de basura no esté completamente llena, de modo que el contenido no se desborde y usar dos bolsas si el contenido está húmedo para evitar el goteo. Estos desechos pueden depositarse en el lugar indicado según los protocolos establecidos por la entidad de salud.  

Los equipos de limpieza, incluidos los trapeadores y los paños, deben lavarse con agua caliente y detergente. Deben secarse por completo antes de volver a usarlos. El equipo de limpieza, como los baldes, deben ser vaciados y limpiados con una nueva solución de cloro y dejar secar completamente antes de volver a usarlo.

Superficies duras no porosas

omo mencionamos antes, en los centros de salud existen varios tipos de superficies y cada tipo tiene que ser desinfectado y limpiado de una manera específica. 

Las superficies duras no porosas deben limpiarse con agua y jabón o detergente antes de la desinfección. Para la desinfección, pueden usarse los desinfectantes aprobados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). La Agencia ha sacado un listado de productos que ayudan a eliminar el COVID-19.

Es importante seguir las instrucciones del fabricante para todos los productos de limpieza y desinfección para evitar daños en la salud de quien está limpiando y/o de la superficie.

Nunca se debe mezclar cloro con amoniaco o cualquier otro limpiador. Las soluciones de cloro son efectivas para la desinfección hasta por 24 horas.

Superficies suaves porosas

Para este tipo de superficies que comprenden las alfombras, tapetes o cortinas debe usarse limpiadores que no dañen este tipo de superficies. Después de limpiar la suciedad visible se recomienda, de ser posible, lavar los artículos de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

Si los artículos no pueden ser lavados, se debe usar productos aprobados por la EPA y que sean adecuados para las superficies porosas. 

Equipos electrónicos y otros equipos

Pantallas, tablets, teclados, pantallas táctiles, controles remotos y demás equipos tecnológicos es prudente usar toallas o aerosoles a base de alcohol que contengan al menos 70% de alcohol para desinfectar las pantallas táctiles. Seque bien las superficies para evitar la acumulación de líquidos.

Ropa de cama, ropa y otros artículos que van en la lavandería

Para minimizar la propagación y contagio del virus a través del aire, no se debe agitar la ropa sucia. Si es posible, lavar la ropa de cama con agua caliente. La ropa sucia que ha estado en contacto con una persona enferma se puede lavar con los artículos de otras personas.

Limpiar y desinfectar las cestas u otros carros para transportar la ropa de acuerdo con las instrucciones anteriores para superficies duras o blandas.

En cualquiera de los casos no se debe recurrir a los limpiadores domésticos ecológicos comunes, incluidos el vinagre, el jugo de limón y el bicarbonato de sodio, no son efectivos en la lucha contra el COVID-19.

Estas son algunas recomendaciones para la limpieza y desinfección en clínicas y hospitales, que también pueden ser consideradas a la hora de limpiar otros espacios como colegios, universidades, oficinas, centros comerciales y demás espacios con alto tráfico de personas, pues está claro que este virus estará entre nosotros por un buen tiempo y debemos tomar las medidas pertinentes para controlarlo. 

En Ladoinsa hemos concentrado nuestros esfuerzos para prestar un servicio de limpieza y desinfección efectivo contra el coronavirus. Si quieres más información sobre nuestros procesos de limpieza visítanos en www.ladoinsa.com

Whatsapp-ladoinsa